• Domingo 05 de julio de 2020

Plan de Protección Contra Incendios: Balance de temporada

El verano 2019/2020 no fue una temporada fácil. Con un crecimiento del 84% en la cantidad de focos detectados y un aumento en 47% de las horas de vuelo, el Plan de Protección Contra Incendios Forestales de la SPF cumplió exitosamente con el desafío.

La sexta temporada del Plan de Protección Contra Incendios Forestales de la Sociedad de Productores Forestales (SPF) se inició el 14 de diciembre de 2019 y terminó el 31 de marzo de 2020. Su objetivo: proteger los bosques implantados de más de cien empresas forestales en Uruguay; meta que cumplió exitosamente.

A diferencia del verano anterior (el más benevolente en las seis temporadas que lleva el programa), esta estación estuvo caracterizada por su ausencia de lluvias y la presencia de altas temperaturas. Ejemplo de esto es que, en marzo, el propio Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP) decretó un estado de emergencia agropecuaria para diversas zonas del país a causa del déficit hídrico.

A raíz de estas condiciones, este año el Índice de Riesgo de Incendios Forestales (IRIF), un indicador diario que relaciona las variables climáticas como temperatura, viento, lluvia y humedad relativa con el riesgo de incendio, fue más elevado. Esto obligó a que la frecuencia de vuelos diarios de detección del plan también aumentara. Las cifras lo demuestran: respecto a la temporada anterior, “hubo un crecimiento del 84% en la cantidad de focos detectados, y las horas de vuelo se incrementaron en un 47%”, como se informa en la Memoria del Plan de Protección Contra Incendios Forestales 2019-2020 de la SPF. “También hubo algunos incendios importantes y fue necesario en algunos casos utilizar dos de los helicópteros en servicio”.

La situación fue bastante similar en la zona norte del país. Allí, utilizando un sistema de detección por torres, el aumento de focos fue en promedio 13% mayor que el año anterior, con récord en enero. Es importante recalcar que en el norte el sistema de torres está operativo durante todo el año, ya que “la problemática tiene su mayor pico en invierno”.

Aunque oficialmente el plan concluía a fines de marzo, el trabajo se extendió en la zona del Grupo PAIF (que reúne a algunas empresas en el Este) y se mantuvo el sistema de detección aérea hasta el 12 de abril. Esta decisión fue tomada especialmente por las condiciones de sequía presentadas en la zona y porque la quema de limpieza de campos se intensifica en ese mes. “Se considera que fue una buena decisión porque la cantidad de focos detectados y gestionados de diferentes maneras fue en esos 12 días mayor a la registrada en los dos primeros meses del plan para esa zona”, se explica en el documento.

La inversión por parte de las más de cien empresas, prorrateada en base a la cantidad de hectáreas que cada compañía debe proteger, fue de 2,341 millones de dólares (7% más que en el último año). El incremento en los costos se debió al aumento en la detección aérea (frecuencia de vuelos) aunque, de igual forma, se mantuvieron dentro de lo que había sido presupuestado por el plan. En promedio, el costo unitario de protección por cada hectárea fue de 2,92 dólares.

TAREA DE TODOS

Esta sexta temporada del Plan de Protección contra Incendios confirmó, una vez más, que los incendios forestales tienen como principal causa la acción humana, en particular a raíz de la práctica de quema de campos. Más del 90% de la generación de focos en nuestro país se da por este motivo, así como por fuegos generados por transeúntes. Lamentablemente, esto ocasiona situaciones de peligro para las personas y viviendas que se ubican en los alrededores de los bosques, así como para los brigadistas que deben atender la emergencia. Esto sin contar, por supuesto, en el daño que se provoca al medioambiente y las posibles pérdidas económicas.

El plan, que trabaja en campañas de concientización sobre los riesgos de incendio a través de avisos en radio y redes sociales, dejará disponible las 24 horas los 365 días del año el teléfono 098 BOSQUE (098 267 783) como canal de comunicación para alertar sobre focos a nivel nacional.

Tras el término de una exitosa temporada, el trabajo a futuro se centrará en buscar aumentar la eficiencia y disminuir costos. El enfoque estará puesto en áreas como la detección aérea, el abastecimiento de combustible y un posible uso de aviones aeroaplicadores como equipos para lanzamiento de agua en incendios. El compromiso alrededor del Plan de Protección contra Incendios Forestales no se detiene.

Descargar versión PDF
10 junio, 2020