• Viernes 14 de diciembre de 2018

La forestación presente en Durazno

Tras la manifestación de productores y trabajadores rurales del 23 de enero en Durazno, Tabaré Vázquez anunció una serie de medidas que fueron consideradas insuficientes por las gremiales del agro. El sector forestal adhirió a la masiva convocatoria de Durazno a través de la SPF y Asecfur.

Los productores autoconvocados resolvieron volver a manifestarse este miércoles 31 de enero y jueves 1° de febrero en rechazo a las medidas propuestas por Vázquez. Los manifestantes realizarán una vigilia en 230 puntos del país.

El lunes 29 de enero el presidente recibió a gremiales del sector agropecuario y anunció medidas enfocadas en los pequeños y medianos productores del sector lechero, arrocero y hortofrutícola. Desde las gremiales consideraron “insuficientes” las medidas, dado que pretendían anuncios para todos los sectores.

En el centro del país

El 23 de enero productores y trabajadores agropecuarios –dependientes e independientes; organizados y autoconvocados–  se manifestaron en el departamento de Durazno. El tema central de la protesta fue las condiciones de competitividad que afectan el agro.

Ante la presencia de miles de productores y trabajadores del agro de todo el país, el periodista Jorge Landi leyó la proclama final de la manifestación. La oratoria de la concentración estuvo a cargo de Eduardo Blasina, Federico Holzmann, Walter “Serrano” Abella.

Blasina se refirió a las “mochilas” con las que debe cargar el sector productivo y consideró como la principal carga un dólar barato que “desvaloriza el esfuerzo uruguayo”. “Si el agro cae, poco tiempo después todo se cae”, agregó el ingeniero agrónomo.

Holzman, productor de Paysandú, hizo hincapié en la idea de “un solo Uruguay”, “sin divisiones”. Indicó que el agro no es el único sector en dificultades, pero que de su suerte depende la de toda la economía.

Por su parte, Walter Abella aseguró que la convocatoria en Durazno le dio “una cachetada a la indiferencia”. “Estamos enfermos de hipocresía, de cinismo, envueltos en una enfermedad que se llama demagogia. Alguien tiene que cambiar esto y hoy somos todos nosotros”, dijo.

Los principales puntos de la proclama:

– Suspender el ingreso a la función pública por tres años o hasta que se baje el déficit.

– Rever los gastos de asesores, secretarios personales que no son centrales para la función.

– Aprobar de inmediato que los legisladores deban rendir sus viáticos y devolver los sobrantes.

– Recortar a la mitad la flota de vehículos del Estado.

– Aprobar una ley fiscal para no gastar más de lo que ingresa en el Estado.

– Baja del gasoil para todos los sectores del agro.

– Baja del costo de la electricidad.

– Implementar períodos de gracia para reestructurar la producción.

El sector forestal presente

La Sociedad de Productores Forestales del Uruguay (SPF) y la Asociación de Empresas Contratistas Forestales del Uruguay (Asecfur) expresaron su adhesión a la jornada de reclamo.

En una carta dirigida al presidente de la Asociación Rural del Uruguay (ARU), Pablo Zerbino, la SPF afirma que expresó su “apoyo a la ARU y su adhesión a la convocatoria, y comparte la visión generalizada entre los distintos actores de agro uruguayo acerca de la necesidad imperiosa de mejorar las condiciones de competitividad de todos los sectores productivos del país, incluido el sector forestal”.

Por su parte, Asecfur manifestó su adhesión a la jornada de Durazno “en el entendido de que la misma no representa una movilización política, sino la legítima y pacífica defensa de la viabilidad económica de las empresas socias, afectadas hoy en su rentabilidad, y amenazadas por tanto en su sobrevivencia. La abrumadora carga tributaria y los elevados costos, en el contexto actual de atraso cambiario y competitividad internacional, generan condiciones inapropiadas para mantener y mejorar el desarrollo de los sectores productivos esenciales para el Uruguay, y el mantenimiento de las fuentes de ingresos y de trabajo. Es indispensable encontrar caminos de entendimiento, y lograr cambios inmediatos que permitan mejorar las condiciones de competitividad y asegurar el sano desempeño, de miles de empresas vinculadas directa o indirectamente a nuestra actividad forestal.”