• Sábado 28 de noviembre de 2020

Intercambio de opiniones en nuevo Desayuno Forestal

Se realizó la segunda edición del Desayuno Forestal. Esta generó un espacio de debate sobre la integración entre la forestación y otras actividades productivas, y su impacto en el medioambiente.

Cuáles son los desafíos que tiene Uruguay sobre integración productiva y cuál es su relacionamiento con el medio ambiente fueron los ejes temáticos sobre los que giró el Desayuno Forestal. El evento se realizó el 28 de octubre y fue organizado por la SPF en formato semipresencial.

La primera mesa de debate abordó la Integración Productiva. El productor forestal y vocero de la SPF, Francisco Bonino, explicó que en Uruguay ya existe un trabajo integrado entre forestación y ganadería (más de 2 mil productores ganaderos), y forestación y apicultura (420 productores apícolas). “Nunca forestamos más del 50% de un predio. Hay otro 50% que tenemos que rentabilizar y la ganadería y la apicultura son grandes oportunidades. Es una necesidad mutua la de generar sinergias», dijo Bonino.

Por su parte, Álvaro Simeone, consultor y profesor de la Facultad de Agronomía, mostró los resultados de un trabajo que cuantifica el potencial de la integración forestal/ganadera. Según el estudio, la incorporación de la forestación como rubro adicional mejora el margen bruto del sistema mejorado en 21 dólares por hectárea. Esto aumenta en 27% el ingreso de capital. La productividad ganadera, además, se incrementa en 24%.

Finalmente intervino el titular del MGAP, Carlos María Uriarte. Este se refirió a la Ley Forestal como un ejemplo de marco con el que otros sectores productivos sueñan para lograr un mayor desarrollo. “El silvopastoreo es una deuda, un camino a recorrer que no hemos podido establecer aún. Tenemos un enorme potencial biológico de producción entre ganadería y forestación”, dijo. Uriarte también señaló que le interesaría hallar la manera de que la forestación sea una opción para todos los productores del país y no solo para aquellos dentro de las zonas de influencia de las plantas de celulosa.

Álvaro Simeone (consultor agropecuario), Carlos María Uriarte (ministro del MGAP), Diego Mora y Francisco Bonino (presidente y vocero de la SPF, respectivamente). (Fotografía: SPF)

Forestación y ambiente

La segunda mesa de debate se centró en la forestación y el medioambiente. En primer lugar expuso Nelson Ledesma, productor forestal, sobre la sostenibilidad del sector, y desmintió que existiera una competencia entre forestación y agricultura. “La forestación ocupa el 6% del área productiva del país, la mayoría en suelos de prioridad forestal donde la productividad es muy baja y no se puede hacer agricultura”, dijo el vocero de la SPF.

El académico Fernando García Préchac, exdecano de la Facultad de Agronomía, mostró el resultado de distintas investigaciones en el país. En ellas se observa que, gracias a los restos de hojas, ramas y corteza que quedan tras la cosecha, los suelos forestales no solo mantienen sus propiedades sino que ganan algo de carbono orgánico en comparación con el uso bajo pasturas. En cuanto al agua, los estudios mostraron que a nivel freático no se encuentra diferencia entre la recarga hídrica del campo natural y el forestado.

Por último intervino el ministro de Ambiente, Adrián Peña. Este dijo que es normal que existan tensiones entre la cartera de ambiente y el sector productivo pero que el objetivo es “trabajar de forma conjunta para lograr el justo equilibrio entre producción y ambiente”. Peña expuso la nueva propuesta de política ambiental para proyectos forestales en la que están trabajando. Esta incluye el control de Dinama para forestaciones de menos de 100 hectáreas y cambios en la autorización de suelos para uso forestal.

Las declaraciones avivaron el debate y quedó claro que se trata de un tema que se discutirá y estará en agenda tanto para el Ministerio de Ambiente como para el sector forestal.

06 noviembre, 2020