• Jueves 18 de enero de 2018

Gobierno y UPM firmaron contrato de inversión por segunda planta de celulosa

El acuerdo establece un marco operativo competitivo para una posible nueva planta de celulosa.

​UPM y el gobierno de Uruguay firmaron un contrato de inversión que establece los requisitos locales para una potencial inversión en una planta de celulosa. El contrato define los roles, compromisos y plazos de ambas partes, así como aspectos relevantes a ser acordados antes de la decisión final de inversión.

El contrato detalla los requisitos para el marco operativo de un proyecto de fábrica de celulosa con tecnología de vanguardia. La ubicación de la planta sería cerca de la ciudad de Paso de los Toros, en el departamento de Durazno.

Una operación industrial a largo plazo requiere de un marco operativo estable y predecible. Este será apoyado por diferentes acciones en las áreas de desarrollo regional, medioambiente, forestación y planificación territorial, así como de condiciones laborales y energéticas.

Desarrollo de infraestructura como factor fundamental

El gobierno desarrollará la red ferroviaria y de carreteras mediante una licitación a largo plazo para la construcción y el mantenimiento de la red. La inversión total por parte del gobierno será de aproximadamente USD 1.000 millones. Esta inversión es necesaria para permitir el establecimiento de una infraestructura logística eficiente. El gobierno también promoverá la concesión de una terminal especializada en celulosa con acceso ferroviario en el puerto de Montevideo para garantizar una salida confiable y competitiva a los mercados de exportación.

Una vez que se cumpla con los requisitos de autorización, el gobierno otorgará una zona franca a la fábrica, la cual es necesaria para asegurar la competitividad en los mercados internacionales.

UPM llevará a cabo estudios de pre-ingeniería y procesos de autorización para una planta de celulosa con una capacidad anual de alrededor de 2 millones de toneladas de celulosa de eucalyptus de mercado. El costo preliminar de inversión en el sitio para la construcción de la planta, es de aproximadamente 2000 millones de euros.

Además, un proyecto de estas características requiere de inversiones fuera del sitio en plantaciones forestales, silvicultura, viveros y caminería interna, maquinaria de cosecha y material de transporte, material rodante para el ferrocarril, infraestructura para exportación y desarrollo de capacidades humanas.

“Una infraestructura robusta es esencial para el desarrollo industrial. El gobierno de Uruguay afirma su seria determinación con este contrato y con el cronograma acordado. El contrato sienta las bases para la planificación de UPM de una planta de celulosa de última generación”, afirmó Jaakko Sarantola, vicepresidente senior, Desarrollo de negocios de UPM en Uruguay.

La demanda global de celulosa continúa creciendo en forma sostenida

“Una fábrica de celulosa competitiva y de última generación, debe tener un sólido suministro de madera, una infraestructura logística adecuada y una alta eficiencia en las operaciones industriales. El desempeño ambiental de la fábrica estaría asegurado con personal altamente capacitado y comprometido y por la aplicación de las mejores tecnologías disponibles. Una vez en funcionamiento, la fábrica y sus actividades conexas emplearían a 8.000 personas en toda su cadena de valor. También tendría un impacto positivo significativo en la región centro-noreste. La firma de este contrato confirma que estamos ingresando a la segunda etapa de preparación de esta oportunidad de crecimiento, que se prevé tenga una duración de entre un año y medio a dos años. Lograr un avance considerable en la implementación de las obras de infraestructura es crítico para la decisión final de inversión”, dijo Sarantola.

“Las mega tendencias mundiales conllevan un fuerte crecimiento de la demanda de celulosa de mercado. Los clientes de UPM valoran la calidad estable de la celulosa uruguaya de eucalyptus y por consiguiente, Uruguay podría ser una alternativa competitiva para atender las oportunidades del mercado de la celulosa en la década del 2020. El posible crecimiento de capacidad en Uruguay estaría en línea con la estrategia de UPM de proveer múltiples tipos de fibra para servir a los clientes que operan en los crecientes segmentos de higiene, embalaje y papeles especiales”, concluyó Sarantola.

Una negociación en tres etapas

En julio de 2016, UPM inició conversaciones con el gobierno de Uruguay sobre los requerimientos para su crecimiento industrial a largo plazo, incluyendo el desarrollo de la infraestructura. El objetivo de éstas durante la primera etapa de preparación, fue alcanzar un entendimiento mutuo sobre un contrato de inversión que defina las condiciones previas para la inversión industrial, así como las obras para el desarrollo de la infraestructura. El contrato de inversión fue firmado el 7 de noviembre de 2017.

La segunda etapa de preparación consiste en estudios de pre-ingeniería, licitaciones y procesos de autorización, así como lograr avances significativos en la implementación de las obras de infraestructura acordadas. Algunos aspectos relevantes deben ser acordados antes de la posible decisión final de inversión. Se estima que esta segunda etapa dure entre un año y medio a dos años.

Si estas dos etapas de preparación concluyen satisfactoriamente, UPM iniciará el proceso regular de análisis y preparación de una decisión de inversión.

Funete: En base a comunicado de UPM.

08 noviembre, 2017