• Lunes 22 de abril de 2019

Bosques: fuente de energía

El 21 de marzo de celebra el Día Internacional de los Bosques. El tema de 2017 es “Los bosques y la energía”, elegido por la Asociación de Colaboración en materia de Bosques.

En 2012, la Asamblea General de las Naciones Unidas proclamó el 21 de marzo como Día Internacional de los Bosques. Mediante su celebración se rinde homenaje a la importancia de todos los tipos de bosques y se intenta generar conciencia al respecto. Cada vez que se celebra este día se alienta a los países a adoptar iniciativas en el plano local, nacional e internacional para la organización de actividades relacionadas con los bosques y los árboles, como, por ejemplo, campañas de plantación de árboles.

Los bosques son la fuerza motriz de la naturaleza, son la fuente predominante de energía renovable en todo el mundo, proporcionan a las personas, combustible de madera para la calefacción de sus hogares, la cocción de sus alimentos y la esterilización del agua. Y, además,  estimulan las personas de otras maneras, por ejemplo, suministrando productos alimenticios como bayas y hongos e incluso infundiendo energía positiva en el espíritu de las personas proponiendo un lugar para el esparcimiento, la paz y la inspiración.

5 mensajes clave para este año:

  1. Del bosque, la dendroenergía: una importante fuente de energía renovable para el mundo

A escala mundial, la madera proporciona una cantidad de energía mayor que la generada gracias al sol, el agua o el viento (energía solar, hidroeléctrica o eólica), constituyendo aproximadamente un 40 % del suministro actual de energía renovable en el mundo. Desempeña un papel importante tanto en los países en desarrollo como en algunos países industrializados.

Aproximadamente el 50 % de la producción mundial de madera (en torno a 1 860 millones de metros cúbicos) se utiliza como fuente de energía para cocinar, calentarse y generar electricidad. Para 2 400 millones de personas, el dendrocombustible representa la posibilidad de disfrutar de comida cocinada y más nutritiva, agua hervida y un hogar cálido.

  1. Dendroenergía: motor del desarrollo económico

Aproximadamente 883 millones de personas de países en desarrollo trabajan en el sector de la dendroenergía a tiempo completo o parcial.

La modernización del sector dendroenergético puede ayudar a revitalizar las economías rurales y estimular el desarrollo empresarial: un aumento de las inversiones en la producción de dendroenergía y dendrocombustibles avanzados puede proporcionar ingresos para financiar una mejor gestión forestal, más bosques en crecimiento y más puestos de trabajo.

  1. Madera y árboles: una vida urbana óptima y facturas de energía más baratas

La colocación estratégica de árboles en las zonas urbanas puede enfriar el aire entre 2 y 8 ºC.

  1. Dendroenergía: mitigación del cambio climático y fomento del desarrollo sostenible

A escala mundial, los bosques albergan un contenido energético que equivale a unas 10 veces el consumo mundial anual de energía primaria. Tienen, por lo tanto, un importante potencial como recursos renovables para satisfacer la demanda energética mundial.

  1. Los bosques como fuente de energía, ahora y en una futura economía verde mundial

Una mayor inversión en innovación tecnológica y en la gestión sostenible de los bosques es la clave para aumentar el papel de los bosques como fuente principal de energía renovable. De esta forma invertimos en nuestro futuro sostenible, en el cumplimiento de distintos Objetivos de Desarrollo Sostenible y en el fomento de una economía verde.

Un aumento de la superficie de arboledas familiares y comunitarias sostenibles y el uso de cocinas de leña limpias y eficientes pueden facilitar el acceso de millones de personas más de los países en desarrollo a energía barata, fiable y renovable.

Más ínformación

Fuente: FAO