• Martes 21 de mayo de 2019

“El desafío está en aprovechar los productos secundarios forestales”

(Fotografía: Pablo La Rosa)

Tras seis años al frente de la SPF, el ingeniero agrónomo se prepara para dejar la presidencia de la gremial y, a continuación, realiza un balance sobre su gestión y el sector.

–Son sus últimos meses al frente de la SPF, ¿en qué se enfocará la gremial durante este tramo?

–Una de las tareas a la que vamos a dedicarle más tiempo es a la consolidación de la firma del consorcio de investigación con el INIA y el LATU. También estamos reorganizando a la sociedad buscando un nuevo gerenciamiento y empezando a encaminar nuevas actividades de capacitación y educación.

–¿Cómo encontró a la gremial cuando asumió la presidencia?

–La SPF ya estaba organizada con una buena estructura y un buen capital humano para poder empezar a crecer. Y sucedió: crecimos en incumbencia, en actividades, en tomar más responsabilidades y tener una participación aún más activa dentro del sector forestal. Nos mudamos de sede para tener un espacio mayor y en definitiva hoy, como seguimos creciendo, ya nos empieza a quedar chica la oficina actual.

–¿Cuáles fueron los principales retos y logros que tuvo en su gestión?

–Hubo varios proyectos que se llevaron a cabo, como el Plan de Protección de Incendios, continuar con los planes de sanidad, generar una estructura de comunicación propia y también tener una estrategia educativa con el Prado para tener mayor promoción entre los escolares. El otro logro significativo es que la SPF hoy es un interlocutor aún más importante en el quehacer productivo y la economía del país. Como el sector ha crecido, la SPF se volvió el interlocutor válido para todo lo que es el sector público como Poder Ejecutivo, Poder Legislativo, la Academia y la investigación. Hoy es un actor con mayor presencia y de consulta para todos esos sectores a nivel público y político.

–¿Cómo evalúa el crecimiento del sector durante estos años?

–El sector ha continuado su crecimiento. Ya el año pasado estuvimos en el primer lugar de exportaciones del país, eso nos dio más visibilidad de la que ya teníamos. El sector está para crecer más. Básicamente, tenemos dos cadenas productivas: la celulósica y la de madera sólida. La primera está bien montada y funciona muy bien en toda la cadena en cuanto a regulaciones, precios, capacidades laborales e industriales y tiene la posibilidad de crecer. Por otro lado, la segunda es la de aserraderos y tableros, donde todavía tenemos bastantes desafíos por enfrentar. Tenemos una oferta de madera mayor de la que podemos industrializar y por eso exportamos madera en trozas. El desafío está en dar un paso más hacia la bioeconomía y una economía forestal circular aprovechando todo lo referido a los productos secundarios forestales. Por ejemplo, a los chips, el aserrín o la corteza deberíamos darles valor en la industria de la generación de energía o biocombustible. Se trata de la transformación de lo que es un residuo a un producto con valor como materia prima para otra producción.

–¿Qué desafíos cree que tendrá la nueva directiva?

–Van a tener que asumir los compromisos que ya tenemos, continuarlos y potenciarlos en cuanto a investigación, capacitación, protección de incendios y sanidad –donde tenemos mucho por hacer–. Pero también se debe trabajar como actor, tanto en lo público como lo privado, en lo referido a los proyectos nacionales en energía y logística.

–¿Existe algo que se quedó en el tintero durante su gestión?

–Un mejor posicionamiento con respecto a la Dirección Nacional de Medio Ambiente (Dinama). Ahí la SPF y la nueva directiva van a tener que trabajar ya que realmente está complicando la actividad forestal. Hay que trabajar en cómo regular un sector que ya se autorregula mucho pero que sigue siendo al que más se está controlando dentro de los sectores productivos.

–Personalmente, ¿qué se lleva de esta experiencia?

–Si bien hemos tenido muchos logros como sector, en lo humano me queda haber trabajado con una directiva de gente tan competente e inteligente que sabe mirar el futuro y adelantarse a los problemas. De igual forma trabajar con un grupo fantástico de personas en otras instituciones y también en cuanto a comunicación.

Descargar versión PDF