• Jueves 02 de febrero de 2023

Así es la carne carbono neutral uruguaya

La industria ganadera y la forestal dieron un nuevo paso en su sinergia y el uso compartido del suelo. Versión Zero, la carne que cuenta con un sello carbono neutral, es fruto de la unión entre BPU, Montes del Plata y productores asociados con un objetivo común: crear un producto de valor agregado y demostrar cómo se hacen las cosas en Uruguay.

Por Sebastián Rodríguez López

Un impulso. Eso significaron las declaraciones del magnate informático Bill Gates en febrero de 2021, cuando dijo a la MIT Technology Review que “todos los países ricos deberían pasar a la carne 100% sintética”, en el marco de la publicación de su libro Cómo evitar un desastre climático. Pero no un impulso a actuar sino a demostrar. A demostrar que el relato instalado en el norte sobre las condiciones de la producción ganadera y sus consecuencias para el medioambiente no funciona para Uruguay. Así, en junio de ese mismo año, Breeders & Packers Uruguay (BPU) y Montes del Plata se unieron para lanzar Versión Zero, la primera línea uruguaya de carne carbono neutral.

“Este proyecto demuestra que hay sistemas de producción amigables con el ambiente. Y que muchas cosas que se denuncian o de las que se crea un relato no son así”, dice Daniel de Mattos, asesor del directorio de BPU, y agrega: “Nosotros vemos la ganadería como parte de la solución y no como parte del problema. Y eso se puede certificar”. En el mismo sentido opina Carolina Moreira, gerenta de Sustentabilidad y Comunicaciones de Montes del Plata: “Eventos visibles, como fue el de Bill Gates, generan reacciones. En Uruguay se vio como una injusticia que la ganadería uruguaya estuviese metida en una misma bolsa junto con prácticas ganaderas no sostenibles. Y nos dimos cuenta como país de que no teníamos suficientemente desarrolladas herramientas objetivas y simples para demostrarle al mundo cómo hacemos las cosas. Los caminos de la certificación son para eso”.

Así las cosas, BPU, dedicada a la industria cárnica, y Montes del Plata, abocada a la industria forestal, dieron un paso más en la sinergia y el trabajo conjunto que ya venían desarrollando.

USO COMPARTIDO DEL SUELO

Cualquier actividad que realiza el ser humano, dice De Mattos, no es neutra para el ambiente, y tiene consecuencias y emisiones de gases de efecto invernadero. “Cuando hablamos de carne carbono neutral, hablamos de los gases de efecto invernadero, como anhídrido carbónico, metano, óxido nitroso, y de la incorporación de la forestación como un sumidero que secuestra más gases de la atmósfera de lo que emite un sistema de producción ganadera”, explica.

Gentileza: BPU

El 94% de esas emisiones por la actividad ganadera, señalan desde BPU, se da en el período “de la cuna a la portera”; es decir, desde el nacimiento del animal hasta que deja el establecimiento rural. Es allí donde, para mitigar el efecto de esas emisiones, entra en juego un concepto clave: el uso compartido del suelo.

“Como parte de la forestación sostenible, desde un inicio buscamos asociarnos con productores de otros rubros para tener beneficios mutuos. Por ejemplo, incorporar la forestación como una actividad adicional de los productores ganaderos en sus campos; y, a la vez, permitir que ocurran otras actividades en el contexto de un espacio operativo forestal, como puede ser la ganadería, la apicultura o la recolección de hongos. Estos son espacios productivos compartidos”, dice Moreira. Una concreción clara de ese doble beneficio surge, incluso, de una cuestión normativa: una tercera parte de los predios no se forestan por el diseño de rodales, cortafuegos y bajos, y es allí donde el ganado puede pastorear y aprovechar la sombra y el abrigo del monte; al mismo tiempo, ese ganado ayuda a mantener el pasto a raya, lo que evita una rápida propagación del fuego ante casos de incendio.

El beneficio es mutuo. Y fue ese trabajo en equipo el que llevó a la idea del sello carbono neutral. “En Montes del Plata veníamos trabajando en la medición del balance de carbono, medir todas las emisiones de nuestra operativa y ponerlas en una balanza: cuáles son los gases de efecto invernadero que genero y cuáles son los que secuestro de la atmósfera”, dice Moreira, y agrega: “Vimos que retiramos mucho más carbono de la atmósfera que todo aquello que generamos en la cadena productiva; es decir, que tenemos un balance ampliamente negativo, lo cual es positivo para el ambiente. Y en la actividad ganadera, cuando se da en conjunto con un bosque forestal, podés pensar en el mismo sentido: ¿esta unidad productiva es positiva o negativa en carbono? Ahí se puede ver que lo que emitió el ganado en determinado establecimiento fue neutralizado porque tenía un monte forestal que absorbió el equivalente en toneladas de CO2 (dióxido de carbono) del metano que emitió el ganado”.

EL CAMINO RECORRIDO

En marzo de 2022 llegó la primera exportación de la línea Versión Zero, que hasta ahora ha sido de tres contenedores. “Hicimos prospección en supermercados de Japón y en cadenas de restaurantes en Alemania. Y en ambos casos la respuesta fue buena”, dice De Mattos.

Además, también llegó este año al mercado uruguayo. “Hicimos un par de prospecciones con Grupo Disco. Y fue mucho mejor de lo que esperábamos. En algunos supermercados no duraba dos o tres días”, apuntan desde BPU.

Ahora la mira está puesta en generar una nueva exportación para setiembre-octubre. Para ello, BPU y Montes del Plata trabajan en aumentar la cantidad de productores integrados a la iniciativa. Y el camino recorrido en la primera etapa, dicen, los llena de confianza y entusiasmo. En la primera experiencia, el número de productores fue reducido, pero alcanzó a zonas como Durazno, Flores, Paysandú y Río Negro.

“Como todo proyecto de crear algo que no existía, fue un proceso trabajoso, pero muy positivo y con muy buena sintonía con BPU, muy alineados con el objetivo. Nosotros mirando el beneficio del productor asociado al programa Alianzas, brindándole un plus; y, desde el lado de BPU, buscando un producto que es muy demandado en los mercados. Cada uno con su perspectiva sobre el tema, y súper alineados en que el beneficio se dé para el productor, que sea un valor agregado”, reflexiona Moreira.

Y en el mismo sentido lo hace De Mattos: “Tuvimos charlas con los productores para informarles qué implicaba un proceso de contabilización del balance carbono y certificación. Y qué beneficios les podía traer desde lo comercial. Se mostraron muy abiertos y sensibilizados por la sostenibilidad ambiental, sabiendo que es también parte de la supervivencia de estos sistemas de producción en el largo plazo”.

En marzo de 2022 se dio la primera exportación de la línea Versión Zero, que hasta ahora ha sido de tres contenedores.

Desde BPU y Montes del Plata señalan que, si bien la certificación no implicó ningún costo extra para los productores, sí requirió que pusieran a disposición documentos y datos asociados a la producción. Por un lado, en cada establecimiento se trabajó con la consultora Climit para medir la huella de carbono; y, por otra parte, se contó con la verificación de la certificadora internacional SGS, bajo la norma ISO 14.067.

Durante ese proceso, los productores pusieron sobre la mesa datos como: consumo de combustible y de red eléctrica, uso de fertilizantes, stock anual, áreas dedicadas a la pradera natural y artificial, y también cantidad de hectáreas forestadas, con el detalle de qué especies y en qué etapa vital se encuentra el bosque, porque, dicen desde Montes del Plata, “el árbol va capturando diferentes cantidades de carbono a lo largo de su ciclo de vida”.

Con todo eso, el trabajo independiente de la certificadora terminó por otorgar el sello carbono neutral, que tanto para los productores como para Montes del Plata y BPU significó tres cosas: generar un producto cada vez más demandado en los mercados internacionales; avanzar en la sinergia entre la industria forestal y la ganadera, y desmitificar las ideas que pudieran existir en torno a la ganadería en Uruguay.

UN MERCADO CON NUEVAS EXIGENCIAS

“Cada vez más, tenemos tomando decisiones de compra a consumidores más informados. Los jóvenes son consumidores que demandan mucho en términos de calidad, de compromiso con la sustentabilidad, de ética. Los compromisos éticos van a regir la producción de alimentos”, afirma De Mattos, y destaca que son los merca[1]dos europeos los que más se comportan de esta manera.

“Hay algún proyecto contemporáneo en Australia. Y hay alguno también acá, que se lanzó de forma paralela. Uruguay está siendo punta en este tipo de cosas”, agrega.

Gentileza: Montes del Plata

Por su parte, Moreira remarca que las declaraciones de Bill Gates –que motivaron una invitación del Estado uruguayo a representantes de la Fundación Bill & Melinda Gates– y discursos como el de la activista Greta Thunberg fueron símbolos de que “la urgencia del cambio climático” estaba sobre la mesa. Y, a la vez, dejaron de manifiesto una visión “un poco simplista” de cómo se hacen las cosas en Uruguay. “Quizás desde Europa existe una mirada de que toda la ganadería es igual. Uno a veces tiene que explicar que la ganadería acá es distinta, que no implica deforestación, como en otros países donde se deforesta para generar espacios de agricultura o ganadería; hay que explicar que acá la mayoría de la ganadería es extensiva y en pastizales naturales. Esas cosas son difíciles de explicar desde un país chico como Uruguay”, dice Moreira, y agrega que Versión Zero sirvió para “demostrar de forma pragmática y sencilla que Uruguay tiene un valor agregado al ser un país ganadero y forestal”.

“Esas dos actividades son las que más inciden en las exportaciones y el PBI, y se complementan en el campo con muchísimas sinergias productivas. Así que pensamos lo bueno que era poder decir que, además, se complementan desde el punto de vista de las emisiones”, reflexiona la gerenta de Sustentabilidad y Comunicaciones de Montes del Plata. “Esta sinergia fue muy natural porque veníamos trabajando en la integración. Y a nivel país, es una muy buena forma de ilustrar de una manera clara lo beneficioso que es que convivan estas dos producciones”, agrega.

Y el asesor del directorio de BPU también celebra esa sinergia y sus resultados: “El esfuerzo que cada uno de nosotros hacía por su lado, para la producción de madera y para la producción de alimentos, se ha puesto en conjunto para generar este tipo de proyectos positivos, lo que le demuestra al mundo que se pueden hacer las cosas coordinadamente y que la producción forestal y la producción de carne no son antagónicas”. “Es una asociación única, con un común denominador: el compromiso ambiental de ser sustentables en los sistemas de producción. Ese compromiso hace que encontremos un camino juntos”, agrega.

Descargar versión PDF
Jueves 02 de febrero de 2023