• Domingo 21 de julio de 2024

Apuesta por la competitividad

Por Jimena Paseyro

El Laboratorio de Muebles y Aberturas del Departamento Forestales del LATU es un espacio de 300 m2 que permite realizar ensayos en muebles, recubrimientos para madera, puertas y ventanas para vivienda. Su principal cometido es contribuir con la mejora en la calidad de los productos de madera y procesos de producción nacional con miras a aumentar su penetración en el mercado local y extranjero.

En la inauguración del Laboratorio de Muebles y Abrturas del Departamento Forestales del LATU, el ministro de Industria, Energía y Minería, Roberto Kreimerman, indicó que «Uruguay tiene un millón de hectáreas plantadas con árboles, muchas de las cuales están dirigidas a la pulpa de celulosa y a la industrialización de la madera como tal, por eso ahora queremos desarrollar los muebles, que es otra parte de la cadena productiva de la madera».

El laboratorio nace en el marco de acciones de cooperación de la Unión Europea con el Mercosur, a través del acuerdo Econormas Mercosur denominado «De apoyo a la profundización del proceso de integración económica y desarrollo sostenible del Mercosur». La inversión de este emprendimiento asciende a aproximadamente US$ 1,3 millones solo en equipamiento, a lo cual se suman las capacitaciones realizadas tanto en Uruguay como en Europa. El programa de cooperación busca la mejora de la calidad y seguridad de los productos de la región, el fortalecimiento de la producción y consumo sostenible, y la protección ambiental con equipos de última generación que posibilitan realizar análisis de acuerdo a la normativa internacional más exigente.

La manifiesta intención del gobierno y la realidad del sector de muebles en Uruguay impulsaron al LATU a albergar un proyecto que evidencia la necesidad de poner el foco en esta industria. «Evaluando las necesidades de los distintos sectores, se ve que el de muebles es unos de los sectores de la industria forestal que está más deprimido y tiene más problemas de competitividad. Es entonces que el Ministerio de Industria, Energía y Minería (MIEM) decide destinar la ayuda a este rubro», explicó a Forestal el jefe del Departamento Forestales del LATU, Javier Doldán.

En el mismo sentido, el director de la empresa fabricante de muebles que lleva su nombre, Delfino Álvarez, indicó que «es un laboratorio necesario para el país por muchas razones. Gracias a este proyecto la industria del mueble se pone al nivel del concierto mundial. En Europa se está haciendo este trabajo hace mucho tiempo, pero acá era necesario porque tenemos que evolucionar en la calidad de los productos que realizamos».

El presidente del LATU, Rodolfo Silveira, dijo que: «El laboratorio de muebles parte de un plan que busca acompañar el crecimiento del sector forestal. Muchas veces no se ve en la realidad del país porque está todo muy centrado en la celulosa. Por eso, el laboratorio tiene como uno de los principales objetivos impulsar este eslabón de la cadena forestal».

DESTINADO A FABRICANTES Y COMPRADORES

El laboratorio contribuye a la mejora integral de la gestión de compras públicas y al desarrollo de proveedores, y permite introducir el factor calidad en las adquisiciones de muebles y aberturas, así como apoyar y promover el desarrollo de micro, pequeñas y medianas empresas (Mipymes) a través del asesoramiento y transferencia de conocimiento tecnológico.

Es decir que tanto compradores de muebles y aberturas como fabricantes se verán beneficiados de los ensayos realizados en el laboratorio. «El laboratorio se propone contribuir a mejorar la capacidad de las empresas a la hora de competir con mobiliario que viene de otros lugares a precios bajos. Hoy en día competir en una exportación es complicado. De hecho, la propia industria nacional no puede competir en licitaciones estatales o de privados por un tema de precios. El Estado es el mayor comprador, pero en los pliegos no existen o existen pocas exigencias en cuanto a la calidad. Y aun si las exigen, hasta ahora no tenían forma de evaluar realmente lo que compraban. A veces se compra por el precio bajo pero luego hay un costo de reposición alto. Ahí es donde se quiere ayudar», admitió Doldán.

En respuesta a esta clara necesidad de evaluar la calidad de los muebles y aberturas de madera, el laboratorio apunta a analizar aspectos como ergonomía, durabilidad, estabilidad y resistencia. Los ensayos permitirán que productos nacionales e importados sean evaluados en su función con los mismos criterios.

Si bien actualmente en Uruguay no existe una normativa propia de certificación de calidad de muebles, el laboratorio se rige por la normativa europea. Silveira apuntó: «Está claro que no vamos a competir en volumen con vecinos cercanos como puede ser Brasil. Pero una de las posibilidades de competir es en calidad y diseño, y este es el desafío. Es un agregado de valor lo que podemos dar, un cambio cualitativo para el mercado interno y externo. Hoy se valoran mucho los muebles de diseño y ahí podemos hacer la diferencia».

Por su parte, el gerente comercial de la empresa Urufor, Nicolás López, señaló a Forestal que «este laboratorio va a ser un aporte importante para nuestros clientes productores y proveedores de carpintería, fabricantes de ventanas y puertas. Para ellos va a ser muy útil ensayar las capacidades de sus muebles. De parte del Estado, que es un gran comprador, es un aporte importante y es un eslabón más de toda la cadena forestal. Así como el LATU aportó conocimiento sobre cada madera que el país tiene, esto es dar un paso más en lo que tiene que ver con muebles y completa el conocimiento que tenemos».

El laboratorio cuenta con cuatro técnicos especializados capacitados en centros europeos de referencia.

Para Delfino Álvarez, la existencia de este laboratorio «va a implicar un gran respaldo porque nos ponemos a nivel del mundo. Es una garantía. Al mismo tiempo le da la oportunidad al productor de rever su producto y le da herramientas para competir en el extranjero. La mayoría de las empresas de muebles de Uruguay son chicas y medianas, pero esta posibilidad de hacer uso de un laboratorio de estas características es muy importante para nosotros. Ahora debemos alcanzar acuerdos para que el acceso a este servicio sea posible para muchos. Estuve visitando el laboratorio y estoy impactado. Había visto algo así en Europa y me encanta poder verlo en Uruguay».

NADA QUE ENVIDIAR

Lo primero que se constata al ingresar al laboratorio es que se trata de un emprendimiento en el que la calidad y el profesionalismo son la clave. Si bien los equipos suministrados por la Unión Europea cuentan con la última tecnología para controlar la seguridad y durabilidad de muebles y aberturas, el valor agregado del laboratorio son sus recursos humanos. Desde 2013, sus profesionales reciben capacitación en los diferentes ensayos que se realizan, y viajaron a Europa para asistir de primera mano al manejo de estos equipos.

Actualmente están capacitados para realizar ensayos en muebles y aún están capacitándose para hacer ensayos en aberturas y acabados en madera. A su vez, a través del laboratorio se incrementan las capacidades de evaluación de la conformidad de la región. A nivel regional, los ensayos en mobiliario se realizan actualmente en Chile, Argentina y Brasil. De esta forma, la instalación del nuevo laboratorio en el LATU, con equipamiento y tecnología de punta, tanto para muebles como para aberturas, posiciona a Uruguay a nivel internacional como un polo de referencia.

El presidente del LATU piensa a futuro y apunta que «tiene que ser una estrategia mantenida a largo plazo, no puede morir cuando termina un proyecto. Por eso, tenemos que apoyarnos mucho en los grupos sectoriales. Estoy convencido de que la industria del mueble nacional puede ser un sector competitivo internacionalmente».

Actualmente el laboratorio ya está en condiciones de recibir solicitudes de ensayos de muebles, y espera que para fines de este año finalicen las capacitaciones y validaciones de ensayos de aberturas y acabados en madera.

SERVICIOS DEL LABORATORIO
Ensayos de muebles
– Estudio de ergonomía mediante toma de dimensiones.
– Verificación del cumplimiento de requisitos de seguridad.
– Determinación de resistencia a través de la aplicación de cargas estáticas.
– Determinación de la durabilidad mediante ensayos de fatiga.
– Determinación de la estabilidad y fuerzas de vuelco.
– Impacto y fragmentación del vidrio en el mueble.
– Resistencia, degradación y adhesión de los recubrimientos o acabados.
Ensayos de aberturas
– Ensayos climáticos de resistencia a la carga del viento, estanquidad al agua y permeabilidad al agua.
– Ensayos mecánicos para determinación de la resistencia y la durabilidad.
El laboratorio se encuentra ubicado en la sede central del LATU en Montevideo, Avenida Italia 6201.

Descargar versión PDF
viernes 01 de agosto de 2014