• Domingo 08 de diciembre de 2019

El aporte del BID y CAF al sector forestal en Uruguay

El Banco de Desarrollo de América Latina y Grupo Banco Interamericano de Desarrollo son dos organismos de importancia primaria para el sector productivo del país. ¿Cómo ven y qué relación tienen con el sector forestal?

En un país donde el sector productivo se encuentra en constante búsqueda de crecimiento, contar con instituciones que apuesten al desarrollo de los distintos rubros y sectores es fundamental. Tanto el Grupo Banco Interamericano de Desarrollo (BID) como el Banco de Desarrollo de América Latina (CAF) tienen como objetivo aportar en el desarrollo sostenible de los países a través de financiamiento, programas de cooperación técnica, capacitaciones y más.

El representante del Grupo BID en Uruguay, Morgan Doyle, asegura que el banco “es una de las principales fuentes de financiamiento a largo plazo para el desarrollo económico, social e institucional de América Latina y el Caribe”. Si bien el financiamiento es quizá lo más conocido del BID, su actividad abarca distintos ámbitos: “Incluye también proyectos de investigación de vanguardia y ofrece asesoría sobre políticas, asistencia técnica y capacitación a los sectores público y privado de la región”.

CAF por su parte funciona por el apoyo de los 19 países que son miembros, que se compone con 17 países latinoamericanos y dos europeos (España y Portugal). Germán Ríos, director representante de CAF en Uruguay, afirma que “los préstamos son para desarrollo económico, concentrado principalmente en infraestructura. El 80% de la cartera de la CAF es infraestructura: carreteras, energía, agua y saneamiento, etcétera”.

PAÍS DE OPORTUNIDADES

Los dos representantes que conversaron con Forestal destacan lo importante que es Uruguay para ambas instituciones y resaltan las cualidades para trabajar que encuentran en el país.

Ríos dice que entre Uruguay y CAF hay mucha actividad y que el país es “muy dinámico”, y agrega: “estamos en casi todos los sectores, principalmente en infraestructura, pero también hemos hecho trabajos en educación, a nivel de sector privado, proyectos de energía eólica, entre otros”. En cuanto a la energía, Ríos destaca el trabajo en conjunto con UTE en su programa de inversión para el “mejoramiento de distribución y generación de energía”. Y también señala que “se trabaja muy de la mano con OSE para todo el tema de plantas de saneamiento”.

Poniendo la actividad en cifras, Ríos destaca que la CAF tiene en Uruguay “una cartera de préstamos actual de aproximadamente 1.000 millones de dólares en todos los sectores”.

CAF tiene muy en claro la capacidad de Uruguay y sus bondades como centro estratégico. Consultado acerca de por qué eligieron a Montevideo como sede subregional, Germán Ríos afirma que el país “tiene unas características que son muy interesantes” destacando por sobre todo la buena logística y la conectividad, lo cual facilita enormemente la movilidad hacia el resto de los países con los cuales la CAF trabaja. Agrega que Uruguay es “bastante conocido por su estabilidad tanto económica como institucional, lo cual también hace atractivo para CAF tener una sede en el país”. El edificio ubicado en Ciudad Vieja atiende a Argentina, Brasil, Chile, Paraguay, Bolivia y Uruguay.

En Uruguay, la CAF tiene una cartera de préstamos actual de aproximadamente 1.000 millones de dólares en todos los sectores

Por su parte, el Grupo BID es socio de Uruguay desde hace 60 años y ha sido, según Doyle, “la principal fuente de financiamiento multilateral del país, trabajando con el sector público y el sector privado en amplias y numerosas áreas”. En la actualidad, “el Grupo BID constituye aproximadamente la mitad de todo el financiamiento multilateral que tiene Uruguay”. Los principales campos de acción del BID en el país son desarrollo productivo,
infraestructura, energía, salud, educación, agua y saneamiento, desarrollo urbano y recursos naturales.

Doyle informa que el “Grupo BID tiene una cartera de 130 operaciones de financiamiento y cooperaciones técnicas con el sector público y con el sector privado de Uruguay por un total de 3.255,5 millones de dólares”. Esta cifra se descompone de la siguiente manera: con el sector público tiene una cartera de 42 operaciones de préstamo activas por 2.442 millones de dólares y una cartera activa de 49 cooperaciones técnicas no reembolsables en ejecución por un monto de 18,5 millones de dólares. BID Invest y BID Lab, que “son el brazo del Grupo que financia al sector privado, tienen 28 operaciones activas por 783 millones de dólares y 11 operaciones por 12 millones de dólares, respectivamente”, desglosa Doyle.

El Grupo BID constituye aproximadamente la mitad de todo el financiamiento multilateral que tiene Uruguay, con una cartera de 130 operaciones de financiamiento y cooperaciones técnicas en el sector público y el privado

Los sectores de actividad en los que se están implementando los programas del BID “son amplios, numerosos y variados. Entre ellos, desarrollo productivo, infraestructura, energía, agricultura y recursos naturales, turismo, agua y saneamiento, desarrollo urbano, desarrollo institucional, educación, salud, y ciencia y tecnología, entre otros”.

UN SECTOR CLAVE PARA CAF

A nivel regional, la CAF lleva adelante el Programa de Bosques, que plantea el trabajo conjunto con empresas forestales. “A través de cooperación técnica se apoya en todos los procesos medioambientales para mejorar la eficiencia de la explotación forestal”, dice Ríos, y agrega que “hay interés de aplicarlo acá en el Uruguay”.

En el país, CAF trabaja en conjunto con LATU hace más de dos años en un programa que no implica préstamos, pero sí cooperación técnica. Ríos destaca que “se está trabajando con micro, pequeñas y medianas empresas forestales para tratar de mejorar sus procesos y sus actividades a través de entrenamientos y consultorías”.

En lo que refiere a inversión en el sector, CAF no tiene operaciones directas. De todas maneras, el representante en Uruguay destaca que “todo el programa de infraestructura de Participación Público Privado (PPP) que se está haciendo en el país, por ejemplo, rutas viales que benefician al sector forestal, está siendo impulsado y financiado por CAF”. Dos ejemplos claros son el trabajo que se está realizando en las rutas 21 y 24, entre otras. Sumado a esto, CAF también está financiando de manera directa a la Corporación Vial del Uruguay (CVU) y a la Corporación Nacional para el Desarrollo (CND).

Por último, si bien no es un proyecto en ejecución, Ríos afirma que la CAF está “en negociaciones para el proyecto Ferrocarril Central, que va a tener un impacto muy importante en toda la industria forestal”.

“Eventualmente, si las empresas forestales necesitaran financiamiento de CAF, nosotros estaríamos dispuestos a trabajar con ellas”. Germán Ríos, director representante de CAF en Uruguay

Ríos manifiesta que para la CAF “el tema forestal en Uruguay es fundamental por una razón muy sencilla: es una de las principales fuentes de exportaciones e ingresos para el país”. Y destaca el apoyo tanto directo como indirecto que le brinda el Banco al sector. “Obviamente nos interesa mucho apoyarlos tanto indirectamente como lo estamos haciendo ahora, con obras de infraestructura que estamos llevando a cabo, como de manera directa a través de cooperación técnica como lo es el proyecto del LATU”.

Como concepto a destacar y darle seguimiento, Ríos remarca que “eventualmente si las empresas forestales necesitaran financiamiento de CAF, nosotros estaríamos dispuestos a trabajar con ellas, ayudarlas a implementar el proyecto de Bosques y al mismo tiempo proveerlas de recursos financieros para desarrollar su actividad”.

EL BID ACOMPAÑA EL DESARROLLO FORESTAL

El Grupo BID apoya al sector forestal, que en palabras de Doyle es “uno de los sectores productivos más importantes y de mayor crecimiento en Uruguay”. El BID “ha financiado y financia proyectos que directa e indirectamente apoyan la cadena forestal, así como proyectos en áreas que son claves para el sector, como la infraestructura”.

El principal proyecto en el rubro en el que Grupo BID participó fue Montes del Plata, siendo esta “la mayor inversión privada en la historia del país que se concretó justamente en el sector forestal, para lo cual se armó un paquete de financiamiento de 454 millones de dólares con recursos propios y movilización de recursos adicionales de bancos comerciales”.

Por otro lado, Doyle destaca que el BID también “ha venido apoyando a productores ganaderos familiares en incorporar pequeños módulos forestales y montes de abrigo y sombra”. Por medio de programas del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP) se ha invertido más de 1,8 millones de dólares en los últimos cinco años.

“Se acaba de aprobar la segunda operación de apoyo al sector productivo, a través del BROU, en este caso enfocada en el sector forestal y en infraestructura”. Morgan Doyle, representante del Grupo BID en Uruguay

Además de mencionar distintos proyectos de infraestructura de suma importancia para el sector, Doyle hace referencia al reciente acuerdo con el Banco de la República (BROU): “Se acaba de aprobar la segunda operación de apoyo al sector productivo, a través del BROU, en este caso enfocada en el sector forestal y en infraestructura”.

Dentro de esta sociedad entre BID y BROU, “recientemente se han destinado 50 millones de dólares con el objetivo de apoyar un programa que promueva la inversión en infraestructura y la inversión productiva de las empresas forestales, para lo cual proveerá financiamiento de mediano y largo plazo a través del Banco de la República”.

Esta operación está prevista para que “beneficie a las empresas y las industrias asociadas del sector forestal, que emplean en forma directa a unos 19.000 trabajadores” y agrega que la operación busca brindar “apoyo a proyectos de forestación o reforestación que estén directamente relacionados con los emprendimientos de celulosa”.

Descargar versión PDF