• Miércoles 28 de octubre de 2020

Editorial: Aportes y potencial del sector

Por Miguel Helou, gerente general de la SPF

Con una coyuntura desafiante, marcada por la crisis sanitaria global, a través de los contenidos de esta nueva edición de la revista Forestal queremos abordar temas que hacen a la visión del sector, su integración a la actividad agropecuaria, junto con las restricciones y las oportunidades que se abren para nuestro sector y el país.

Nuestra visión de desarrollo pasa por la sostenibilidad y la integración de la actividad forestal a las demás del país, y particularmente de la agropecuaria. En este sentido compartimos la visión del ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca, Carlos María Uriarte, sobre el desafío país de producir y exportar más preservando y mejorando nuestros recursos naturales.

La actividad forestal tiene un importante potencial a partir de aprovechar las sinergias con la producción agropecuaria, las que redundan en un mejor desempeño productivo de la ganadería, la diversificación en rubros de producción y la mitigación de la emisión de gases de efecto invernadero.

Esta integración, además de generar beneficios económicos, permitiría trasladar fortalezas de la actividad forestal a otros sectores, haciéndolos partícipes de las mejores prácticas de la forestación en la preservación de recursos naturales. En este sentido, una fortaleza distintiva del sector forestal nacional es la extensión de las certificaciones internacionales FSC y PEFC sobre los bosques implantados, las que alcanzan a más del 90% de los bosques. Estas certificaciones promueven y acreditan el empleo de las mejores prácticas en gestión de los recursos naturales y brindan un sello internacional.

Otro punto destacado de nuestro sector es su aporte a la disponibilidad de energía de base renovable, donde la biomasa (principalmente forestal) significa más del 40% de la matriz energética primaria del Uruguay.

Asimismo, vemos cómo desde el sector público y agentes del sector privado se ha comenzado a mostrar un fuerte interés por las posibilidades que brinda la construcción en madera. Tenemos una visión coincidente con la ministra de Vivienda, Irene Moreira, respecto a las posibilidades de proveer por este medio vivienda amigable con el ambiente, capaz de contribuir de manera competitiva a solucionar el déficit habitacional del país y generar fuentes de trabajo en el proceso.

Pero la materialización de las posibilidades que se abren depende de manera crucial de la competitividad y, dentro de esta, de la eficiencia de la logística. Para ello es clave disponer de una oferta competitiva de servicios logísticos e infraestructura. Las obras en curso y proyectos como el calado de 14 metros en el puerto de Montevideo junto a la hidrovía del río Uruguay permitirán mejorar la posición competitiva. Pero se debe trabajar en reducir costos de operación y mejorar los procesos al interior de los puertos. En medio de esta crisis sanitaria global nuestro sector abre posibilidades ciertas de desarrollo sostenible, con indudables beneficios para la sociedad y economía nacional.

18 septiembre, 2020