• Sábado 04 de diciembre de 2021

Desafíos y oportunidades para el mercado del carbono en Uruguay

Todas las miradas están puestas en la reducción del impacto ambiental y de la huella de carbono. Es el presente en Europa, donde las regulaciones son cada vez más estrictas, y el futuro en el resto del mundo. Esto representa un desafío, pero también una oportunidad para productores uruguayos con emprendimientos de bajo impacto o que capturan carbono, como la forestación. Sobre este tema conversó Forestal con el Ingeniero Agrónomo Agustín Inthamoussu, consultor independiente en cambio climático y desarrollo sostenible.

–¿Cómo se posiciona Uruguay a nivel ambiental y de carbono neutralidad?

–Para mí Uruguay tiene que ser un país de “productos boutique”, por ejemplo, de carnes con etiquetas de gestión de carbono –que mida la huella y si puede llegar a carbono neutralidad, mejor–. Si vamos a otro rubro, la producción de leche, tenemos sistemas productivos que emiten poco carbono por cada litro de leche producida, comparable con Nueva Zelanda, país referente en estos temas. En agricultura, si bien todavía hay oportunidad de mejora, el uso y manejo del suelo está regulado y protegido, los productores deben presentar planes a ser aprobados por el Estado y eso nos ha hecho recorrer el buen camino de la sostenibilidad. Hay muchos elementos que nos hacen ser referentes.

–En la exposición de motivos de la rendición de cuentas se plantea la sustitución del Imesi por un impuesto al carbono, ¿cuál es su visión sobre este cambio?

–En muchos países, el impuesto al carbono se origina y después de cierto período se empieza a flexibilizar: quien tiene que pagarlo, en lugar de hacerlo puede comprar créditos de carbono a un precio menor. Entonces, ¿a quiénes se los compra? A proyectos que estén dentro del país. Si el impuesto del carbono en Uruguay evoluciona como en otros países, pasaría eso: el que usa nafta, en vez de pagar el impuesto compra créditos de proyectos generados por empresas como las forestales, los que generan energía renovable o los que gestionan sus residuos.

“Si el impuesto del carbono en Uruguay evoluciona, pasaría que, en vez de pagar el impuesto, el que usa nafta compre créditos de proyectos generados por empresas como las forestales”.

–Esto puede activar una nueva economía a nivel local vinculada a los créditos de carbono.

–Sí, en la medida en que el Ministerio de Economía flexibilice el mecanismo y que en lugar de pagar el impuesto puedas comprar créditos. Habría que ver cómo compatibilizar el impuesto uruguayo de 120 dólares por tonelada con el valor del crédito en el mercado voluntario, que ha rondado entre 1 y 5 dólares en los últimos meses. El Sweden carbon tax vale 137 dólares según el último informe del Banco Mundial y el que le sigue es Suiza, a 101.

Agustín Inthamoussu huella mercado carbono uruguay
Ing. Agustín Inthamoussu

–¿Cómo funcionan los créditos de carbono en el mundo?

–Los créditos de carbono son un producto que se comercializa entre dos partes. Por un lado, la que los genera porque implementa acciones o actividades que resultan en una reducción de emisiones o una captura de carbono. La otra parte es un comprador que necesita los créditos de carbono para reducir su propia huella de carbono, o incluso para neutralizarla.

–¿Para qué sirve este sistema?

–El que implementa una acción que resulta en un beneficio para el ambiente puede recibir un ingreso adicional. De alguna manera es un mecanismo de financiación de actividades que tienen que ver con la mitigación del cambio climático. En Uruguay tenemos muchas áreas de oportunidades para implementar esas acciones. Ya hemos hecho mucho en cuanto a la energía, tenemos una matriz eléctrica casi 100% renovable. Incluso se está trabajando en otras áreas, porque se está en un proceso de licitación de una planta de hidrógeno. Eso puede abrir la puerta a que se produzca “hidrógeno verde” en Uruguay y, por lo tanto, ese hidrógeno sustituya a un combustible fósil. Esa actividad, por ejemplo, va a poder generar créditos de carbono. La empresa que genera créditos de carbono puede venderlos nacional o internacionalmente a otras empresas que pueden querer comprar bonos para compensar un evento, un producto o la propia actividad de la empresa. Actualmente quienes compran suelen ser empresas de Europa o Norteamérica con un compromiso ambiental alto.

–¿Estas empresas compran créditos de forma voluntaria?

–Sí, estos son créditos del mercado voluntario, no tienen ningún compromiso de reducción de emisiones. Aunque es verdad que algunas empresas lo hacen como un anticipo de las regulaciones futuras, por lo que se les llama mercados de pre-cumplimiento. En Europa tienen un objetivo de carbono neutralidad para 2050, entonces uno de los mecanismos para lograrlo es topear las emisiones y que quien se pase tenga que salir a comprar permisos de emisión. No son créditos de carbono, sino que se llama European Union Allowance. Hay un mercado basado en obligaciones. Además de los permisos de emisión, se generan un montón de políticas, restricciones e incentivos. Pero lo que Europa ve es que este sistema puede generar fugas. Esas regulaciones podrían llegar a hacer que una empresa europea se instale fuera del continente, donde las exigencias son menores. Entonces, todo lo bien que puede llegar a hacerlo Europa en el tema ambiental se puede fugar generando emisiones más altas en otras partes del mundo. La forma que ven de evitarlo es que, si una empresa se va a Asia y contamina, cuando llega a Europa se corrige con el Carbon Border Adjustment Mechanism (CBAM). Los productos que están bajo esa regulación no son muchos, son los más intensivos en cuanto al carbono: acero, cemento, fertilizantes, etcétera. Pero cada vez se van a poner más productos en esa lista a los cuales se les va a corregir el precio.

LA HUELLA EN URUGUAY

–El nuevo sistema europeo ¿va a tener consecuencias para los exportadores uruguayos?

–Sí, sin duda. Ese objetivo de Europa de ser carbono neutral va a repercutir en todos sus proveedores. Dentro de un tiempo puede pasar que nuestros productos estén obligados a pasar por ese mecanismo de ajuste al carbono y, por lo tanto, tengamos que pagar una barrera arancelaria para la entrada. Por ejemplo, si hay alguien que exporta carne, lo que se va a ajustar es el precio en cuanto a las emisiones de esa carne en Uruguay; por lo que el exportador tendría que empezar a medir y gestionar su huella de carbono. Como país tenemos un reto, pero también una oportunidad para trabajar en que nuestra producción sea cada vez más eficiente, baja en emisiones de carbono o incluso neutral, emitiendo cada vez menos por unidad de producto y cumpliendo con la seguridad alimentaria mundial.

–¿Puede ser una oportunidad económica?

–Cuando hilamos fino, hay detalles técnicos: hay que ver si el arancel europeo va a contemplar únicamente las emisiones o también la compra de créditos de carbono para neutralizar esas emisiones. Si fuera así, el productor podría salir a comprar bonos. Pero la mayor oportunidad está en que reduzca sus emisiones, lo que se puede lograr siendo más eficiente en la producción. ¿Cómo se reducen las emisiones en la ganadería? Con una dieta más digestible al ganado, que pueda transformar más fácilmente el alimento en proteína. O mejorando los indicadores de preñez. De todas maneras, es imposible que la vaca no tenga emisiones. ¿Cómo puede ser carbono neutral? Con la compra de créditos o actividades de mitigación, como por ejemplo plantar árboles.

“Uruguay tiene que ser un país de ‘productos boutique’; por ejemplo, de carnes con etiquetas de gestión de carbono”

–¿Un sistema ganadero que incorpore un bosque sería un ejemplo?

–Sí. Si entramos en números, para que un campo de 100 hectáreas neutralice las emisiones tendría que plantar un 25% del campo donde el restante 75% tiene ganadería. Ahí se compensarían las emisiones. Esto es en términos muy generales, depende del tipo de bosque, del tipo de manejo y, fundamentalmente, de cómo consideres las emisiones, en términos anuales o por ciclo de vida. Está en discusión la base del cálculo de las emisiones y remociones. Por ejemplo, en el ganado si es toda su vida o hasta que se va a otra etapa de la cadena; o el árbol por lo que captura en un año o considerando el carbono que se retiene en el producto luego de su cosecha.

 –¿Qué tipo de bosques capturan más carbono y serían beneficiosos para este sistema mixto?

–Las especies que capturan carbono más rápido son las que crecen a mayor velocidad. Si vos plantás especies típicas de nuestro bosque nativo, las tasas de crecimiento son muy bajas y capturás carbono a bajo ritmo. En ese sentido, los eucaliptos y los pinos son los que capturan más. La regla internacional dice que cuando vos cosechás un árbol, todo ese carbono retenido, esa biomasa, se va a la atmósfera. Pero ese es un consenso internacional, simplificador, que se está discutiendo ahora. Hay carbono retenido en la madera luego de la cosecha, pero no es lo mismo que ese árbol se transforme en papel –que dura unos dos años– o que se transforme en muebles, en los que el carbono es retenido por más tiempo. En general, el carbono se considera hasta que el árbol se corta, pero lo que pasa es que en nuestro sistema productivo se demuestra que se va a replantar. Entonces, si graficamos la evolución del carbono y el tiempo, tendríamos la forma de la sierra de un cuchillo: el stock de carbono crece hasta que el árbol se corta, ahí baja, y cuando se planta otro árbol vuelve a crecer. A lo largo de los años se considera que se está manteniendo un stock de carbono de largo plazo.

–En ese sentido, ¿la construcción en madera es una industria a la que hay que prestarle atención?

–Sin duda, es un camino que empezó Europa hace tiempo y que acá deberíamos seguir. Tiene múltiples beneficios, uno de ellos es la retención de carbono en el producto madera, y si tuviéramos más construcción de este tipo beneficiaría al sector.

“Las especies que capturan carbono más rápido son las que crecen a mayor velocidad. En ese sentido, eucaliptos y pinos son los que capturan más”

–¿Qué rol juegan los combustibles de biomasa en este panorama?

–La tecnología de un aserradero, por más de punta que sea, deja de un 45% a un 50% del tronco como subproductos. Por eso surgieron las plantas de biomasa, donde lo no utilizado como producto final se aprovecha para producir electricidad. En términos de circularidad, es más sustentable aprovechar los desechos que transformar el árbol entero en pellet. De todas maneras, nosotros tenemos la ventaja de que contamos con una biomasa renovable. Es demostrable que ese pellet es un producto renovable, es decir, se cortó un árbol pero se va a plantar otro. En otros países puede que se esté dando la situación de que están desforestando un bosque nativo para producir pellets. Luego viene la producción de combustibles líquidos a partir de madera, que seguramente seguirá creciendo como mecanismo de sustituir el combustible fósil de los motores de combustión interna que seguiremos teniendo por algunos años más.

–Entonces uno de los puntos a destacar de Uruguay es la trazabilidad, porque se garantiza que la industria forestal no destruye monte nativo.

–Claro. Al bosque nativo lo protegemos y no se corta. En la exposición de motivos de la última Rendición de Cuentas presentada se habla del “pago por servicios ambientales”, que traería mayores beneficios económicos al que tiene un bosque nativo. Creo que el gobierno, a través de la Ley de Presupuesto y ahora de la Rendición de Cuentas, está planteando muchos temas nuevos que van a generar oportunidades. Uruguay está posicionándose como preocupado por el ambiente, que gestiona el carbono y, cuando tengamos que ir a Europa a vender algún producto, podremos hablar no solo de Uruguay Natural sino de Uruguay Sostenible.

Descargar versión PDF
17 septiembre, 2021